martes, septiembre 25, 2007

Un dia como este...


INAUGURACIÓN OFICIAL DE ENSIDESA


Este año de 2007 se celebrarían las bodas de Oro. El 25 de setiembre de 1957, cuando el EXCELSO estaba a un mes y días de cumplir su primer año, tuvo lugar en Avilés el acto inaugural de la factoría siderúrgica de ENSIDESA.

En 1956, tres meses antes de que viera el mundo el EXCELSO, tuvo lugar el encendido de los 30 primeros hornos de Coke, a primeros del siguiente año (1957 por si alguien no sabe contar) arrancó el primer Alto Forno y en el principio del otoño la efemérides que comento.

S.E. Don Francisco, presidió el acto, en la acerería aún parada, un tanto rarito si se tiene en cuenta que estaba prácticamente acabada con su convertidor y sus hornos Siemens (lo del soplado con lanzas de oxigeno, no confundir con el sistema LD de oxigeno en soplantes, se añadiría después) pero eso son los inescrutables avatares de la política, hacer propagandilla con el NODO y el numerito del convertidor .

Como decía, S.E. se apareció en la factoría, fué hasta los hornos de acero, se metió en el convertidor, al que habían puesto un piso de madera y una escalera de idem para acceder al interior a través de la boca, todo ello perfectamente enmoquetado con moqueta color rojo apagado, pulsó un no se que y dijo aquello de que…… “ ENSIDESA queda inaugurada “.

De milagro todo ello, porque había que iluminar el acceso, la escalera y el interior del convertidor y dado que las velas, linternas o quinqués no son de recibo, se hizo una instalación eléctrica ad hoc. Vds se preguntaran que tiene que ver esto, pues si y mucho. El convertidor, como Vds saben sirve para homogeneizar el arrabio del horno alto y conservarlo fundido, ya que la cantidad obtenida de una colada de un gran horno alto (cientos de toneladas) era superior a la capacidad de los hornos Siemens. Mientras se procesaba la siguiente colada de los hornos altos, se administraba la alimentación de arrabio en el ciclo de refino de los hornos de acero para obtener una determinada calidad del mismo.

La forma del convertidor era como la de un puro gigante hueco con una abertura que quedaba en alto, tenía (se lo han cargado) una altura interior de vario metros y una longitud de muchos más, como pueden imaginarse no tenia bujeros para meter hilos como no sea por la boca (nota.- es evidente que para que S.E. entrase estaba el aparato colocado en posición de descarga con la abertura a 90º mirando a la nave) por ello se hizo una instalación provisional y se tuvo que llevar el cable desde una toma exterior. ¿Por donde? Por el suelo hombre, que de ir por lo alto le daría en la cabeza a S.E. El cable, hábilmente, circulaba desde la pared de la nave hasta la escalera de acceso al convertidor y por debajo de la tarima se distribuía a las lámparas que iluminaban el escenario.

Un aguerrido joven de la Guardia Civil, de la escolta de S.E., con uniforma caqui, con cuello y boina roja, con botas altas y con mala uva dijo: “Quiten esos cables del paso de S.E..”. No había manera, si se quitaba la iluminación el acto y su parafernalia se iban al garete. S.E. que estaba llegando, el tiempo apremiando, etc.etc.

Entoces llegó la paz gracias a la intervención de Don Aureo Fernandez Ävila, presi de ENSIDESA ante Don Camulo (Camilo Alonso Vega General de Division ex-Director General De La Guardia Civil, ex-Ministro de Ejercito y mulo, mulo) que estaba casado con una señora de Noreña donde tenía una casa y había ido a Avilés, para junto con Don Aureo, recibir ambos a S.E. gran jefe y amigo. La orden de don Camulo al joven oficial de la escolta de S.E. fue; ”bajo mi responsabilidad..no me joda.. deje el cable en paz…” se hizo la luz, nunca mejor dicho.

Terminado el acto castrense, se organizó la comida oficial, en la planta de aceros. S.E. y los escogidos comían en el convertidor, los nobles y pueblo en mesas de tableros en la nave de hornos situados de más categoría a menos en la proximidad a S.E. El pobre EFE estaba a mitad de camino, a su extremo iba la representación de licenciados y una selección de peritos, maestros industriales y “productores”.

S.E. comía poco, eso si, los dos platos y postre de reglamento, su comida (de régimen riguroso, por las heridas del estómago) era llevada por su gente desde su catering, no comía lo que el resto, el resto comía lo que le daban del rancho comunitario. El protocolo establecía que nadie era servido antes que S.E. y nadie terminaba después de S.E. En resumen, cuando se corría la voz de que S.E. estaba servido te servían y cuando se volvía a correr la voz de que S.E. había terminado te quitaban el plato.

Dado lo complicado de la nave y sus distancias, solo comieron de la parte de afuera del convertidor algún que otro ministro. A los de en medio nos permitieron un bocadito, los peritos y resto de la “selección” veían llegar los platos, salir los platos, etc, y se quedaron en ayunas. Ni que decir tiene que aquello no gustó demasiado, sobre todo a la “selección”.

Nos compensaron al poco tiempo con la celebración, esta vez en serio, del arranque de la Planta de Aceros. Fue una ceremonia sencillita con Suanzes, Presi del INI, autoridades, jerarquias y los de siempre, los que no habíamos comido con S.E. y con solo algunos peritos representando a la “selección”.

La comida fue en Salinas en el antiguo Club Náutico, precioso edificio tipo indiano que también se han cargado, el menú; Fabada, Merluza frita, Perdices escabechadas y Sufle de postre. El vino; Vega Sicilia de Gran Reserva, el agua de Mondariz (Galicia). El pobre EFE y sus secuaces, en una mesa lateral consiguieron que les guardasen una botellita (fueron dos) y les sirvieran Rioja de añada. ¿Alguien se imagina lo que puede ocurrir si juntas fabada, fabada, fabada, con Vega Sicilia de Reserva? ¿Es digerible?. Si, si estás acostumbrado.

Los altos cargos, ex de la Guerra Civil, a punto de jubilarse, se pusieron como buitres y se quedaron como nuevos, EFE y sus secuaces también, que bueno el vino V.S.G.Reserva al poco tiempo en la residencia de ingenieros con unas tapitas (EFE tenía entonces su casa en Oviedo), el resto de los comensales quedaron para el arrastre. Aquella si que era una generación… la de los viejos claro.

En fin y para terminar, decir que tuvieron que pasar dos años para que Laminación en caliente estuviese en rendimiento, entonces ENSIDESA, con la producción equilibrada, fué una estupenda realidad en la que trabajábamos como locos, con entusiasmo, porque se notaba su peso en la economía nacional, merecía la pena. Pero eso ya es otra historia.


FIN

Redactado por un jubilado, ex-Ensidesa, que con el tiempo acabo siendo uno de los mejores expertos de España en robótica industrial. Creo que se llama EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada