viernes, septiembre 21, 2007

Experta española muestra en Praga logros en recuperación herencia industrial

Se olvidan del Incuna, o ¿es que quizás no es visible?

Praga, 19 sep (EFE).- La IV Bienal Internacional "Huellas industriales 2007", que comenzó hoy en la República Checa, puede mostrar el incipiente interés que despierta en España la rehabilitación de viejas fábricas, declaró hoy en Praga la científica Meritxell Puig Jodar, de la Universidad de Barcelona.

La historiadora catalana analizó también las fallas de los proyectos de rehabilitación de ese patrimonio industrial, y concluye que hay que dar prioridad al sector comercial.

Más de un centenar de expertos de todo el mundo se dieron cita para esta bienal checa, que se desarrolla en las ciudades de Praga, Ostrava y Kladno y cuya sede praguense es una estación depuradora de aguas negras, construida en el siglo XIX junto al río Moldava.

Puig abogó por reutilizar los antiguos edificios industriales "para cualquiera de los nuevos usos que puedan prever los inversores, administraciones o incluso asociaciones de vecinos que viven alrededor", porque "no siempre es necesario derribar un edificio".

Es importante "plantear que dentro del proyecto de rehabilitación se pueda introducir la posibilidad de destinar una gran parte al comercio, porque en sí mismo puede generar actividad económica y recuperar inversión", añadió en sus declaraciones a EFE.

La catalana se refirió a dos importantes centros comerciales de la ciudad condal: el Barcelona-Glories, donde se encontraba la fábrica Hispano-Olivetti en el actual distrito 22 Arroba, y La Maquinista, que albergaba la antigua Maquinista, Terrestre y Marítima, junto al Nudo de la Trinidad.

En España existe un plan nacional de Patrimonio Industrial, elaborado por el Instituto del Patrimonio Histórico Español, que ayudará a incorporar a la memoria colectiva enclaves, por ejemplo, como los altos hornos de Sagunto (Valencia) y Sestao (Bilbao), o los cargaderos de mineral de El Hornillo (Murcia), El Águila (Córdoba) y El Alquife (Almería).

Pero "sólo tres comunidades autónomas tienen asociaciones que se dedican a la arqueología industrial: Andalucía, País Vasco y Cataluña junto con el país Valenciano, ya que notaron el impulso de la industrialización a mediados del siglo XIX y son las que conservan más elementos", apostilló Puig. EFE

gm/chw/jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada