viernes, septiembre 21, 2007

Cuba trabaja por conservar el patrimonio azucarero

Preservar el patrimonio de la agroindustria azucarera, con mas de 500 años de memoria en Cuba, ocupa a los trabajadores del sector en todo el país, entre ellos los pinareños, prestos a diversas modalidades conservacionistas.

La nación posee cinco museos pertenecientes al Ministerio del Azúcar (MINAZ), en tanto gana espacio en los 61 centrales y demás unidades definidas tras la reestructuración, el fomento de salas de historia y la exhibición de útiles y piezas en áreas debidamente protegidas en los patios, iniciativa bien acogida en Vueltabajo.

Entre los objetos de más valor patrimonial en el territorio destacan dos locomotoras de vapor del siglo XIX, catalogadas Monumento Nacional por ser un parque casi sin igual en el mundo, que en el caso pinareño podrán apreciarse en el coloso productor del crudo 30 de Noviembre y la Agropecuaria Pablo de la Torriente Brau.

Simultáneamente, en consecuencia con los propósitos nacionales, expertos en la historia provincial avanzan en la confección del archivo documental de las entidades, tarea con logros en Harlem, central del norteño municipio de Bahía Honda, dotado de textos de su devenir, como estudios de las danzas afrocubanas típicas de la zona.

Por su antigüedad y variación en el objeto social atrae en la propia demarcación la empresa Pablo de la Torriente Brau, ingenio de 1823, el cual luego del reordenamiento concluido en el sector en el país, produce otros renglones agropecuarios, a fin de aumentar la oferta de viandas, hortalizas, frutas y granos a la población local.

Si bien su parte fabril sufrió una casi total demolición para usar las piezas en reparaciones y diversidad de menesteres , se conservan la torre, junto a huellas industriales, en memoria de una época mezcla del esplendor azucarero de aquellos tiempos y del dolor del trabajo esclavo, de lo cual subsiste abundante tradición oral.

El cúmulo de bienes conservables crece con elementos de distintos intereses al abarcar desde calderas hasta obras artísticas vinculadas a este sector, capaz de combinar un patrimonio documental y material, clave del sentimiento de identidad de los azucareros, a prueba incluso ante los períodos de adversidades económicas más difíciles.

COMENTARIOS: ACTIVOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada